Volver a la portada
en Asturias

Visitando Cudillero y sus miradores, con niños

  • febrero 22, 2016
  • por Carmen Delia Díaz
  • 0 Comentarios
Visitando Cudillero y sus miradores, con niños

Hay pueblos cantábricos de gran belleza pero Cudillero tiene algo especial, de ahí que haya sido declarado conjunto histórico-artístico. El pueblo está escondido en un acantilado, solo podrás verlo cuando enfiles el último tramo que va desde su puerto pesquero hasta las primeras casas. Y aparecerá ante ti como un tapiz con las casas colgando desde lo alto de la montaña.

Para llegar a Cudillero debes dejar la A8 en la salida en el km 431, la más directa, y deberás aparcar el coche en el primer lugar que veas porque una vez que entres en el casco urbano será ya imposible. Si tomas la salida 425 darás algo más de vuelta y bajarás por la serpenteante calle que desciende por todo el casco urbano hasta el puerto pesquero. Personalmente, recomiendo la segunda opción si nunca has estado y vas con peques, ya que primero ves un poco el pueblo y luego dejas el coche, pudiendo calcular mejor las distancias.

Ruta de los miradores

Lo realmente increíble de Cudillero es poder culebrear entre las casas e ir viendo las diferentes estampas del pueblo. Por cada rincón encontrarás escaleras por las que meterte hasta ir buscando rutas y tomando fotografías o simplemente sentarte en algunos de los bancos para contemplar el paisaje.

Si quieres subir a lo más alto, a una especie de mirador en forma de tubo que verás en la cima, puedes hacerlo por las escaleras que arrancan junto a la última casa del pueblo, donde ya arranca el espigón. Aunque es más bonito subir por la calle Riofrío, tras las casas que verás de frente al entrar en el pueblo, y subir buscando un camino que va por lo alto del pueblo hacia el mirador de la atalaya, sobre el barrio de Cimadevilla.

Hay un camino que va hacia el faro pero aparentemente está en obras o quizá por los golpes de mar estaba cerrado, el caso es que nos quedó pendiente para la próxima visita que sin duda haremos pronto. Y por la parte de enfrente, junto al mural que hay en la entrada del pueblo, puedes también iniciar una bonita ruta para ver otros ángulos del pueblo. Hemos hablado más sobre los edificios emblemáticos de Cudillero en nuestra sección de secretos, haciendo de este destino nuestro Secreto nº5: el pueblo escondido

Qué ver y dónde comer en Cudillero

Otro paseo bonito es por los espigones del puerto, viendo romper el mar por su parte exterior, o bien observando las olas y el subir o bajar de la marea sobre las rampas del puerto. En numerosos puntos encontrarás bancos donde sentarte a descansar o mirar el mar. El pueblo cuenta también con un sorprendente pasadizo, arranca a la altura del parking del puerto y lleva directamente a la capilla del humilladero, pasando por debajo de la montaña. Tiene un canal de agua amplio y a un lado una acera muy estrecha. Aunque está iluminado no parece de acceso fácil en invierno con el abundante caudal de agua que baja y el verdín que se acumula. De hecho nos sorprendió la ausencia de algún cartel indicando si es transitable o no.

Como foco turístico importantísimo de Asturias que es, Cudillero cuenta con numerosos establecimientos de hostelería, con terrazas y comedores de todo tipo. De hecho el pueblo vive en gran medida del turismo. A nosotros nos dio por ir recorriendo algunos de ellos antes de decidirnos por Casa Mari, donde debo decir que tenían un menú exquisito a un precio muy razonable. En visitas anteriores he visitado otros restaurantes y también se come muy bien, suelen además contar con tronas para los peques.



Booking.com

Accesibilidad y recomendaciones

Desde el aparcamiento del puerto hasta el pueblo hay 600 metros por las aceras del paseo marítimo. En el último tramo encontrarás la oficina de turismo. Hay bancos para sentarse y plazas de aparcamiento de minusválidos en la zona más próxima al casco urbano. El tema es que la accesibilidad en el pueblo, por su compleja orografía, se limita a los espigones del puerto, la calle principal y alguna otra aledaña pero con gran pendiente. El resto de las calles son literalmente escaleras o rampas bastante irregulares. En cualquier caso merece la pena.

Si quieres callejear por Cudillero con bebés lo más práctico es usar un canguro o llevarlos en brazos. La sillita te complicará bastante la vida. Con niños que ya caminen la visita será una auténtica experiencia, les encantará correr por sus escaleras, cuestas y callejones y descubrir cada terraza y cada casa. Está bien arreglado para la dificultad que entraña y solo habría que tener precaución con algunas barandillas, que son de dos listones y conviene vigilar a los peques para evitar sustos. También algunas escaleras que son muy empinadas.

Más visitas en la costa de Asturias, con niños

Playa de Penarronda y merendero
La Ruta de las Minas
La Playa de Porcía
Las cuevas de Andina
Ribadesella y Cuevas, con niños
Navia y el Parque Histórico, con niños

por Carmen Delia Díaz, febrero 22, 2016

Deja un comentario

Carmen Delia Díaz
Divulgadora especializada en comunicación empresarial, recursos turísticos y escapadas con niños. Bloguera desde 2012 en Escapalandia.com
Consulta nuestras ofertas en Taquilla
Consulta nuestras ofertas en Taquilla
Puedes seguirnos en
Busca tu próxima escapada
Booking.com
Miembro de
GaliciaTB
Miembro de
Archivos

Suscríbete a la Newsletter Mensual

Si nos indicas tu email entendemos que nos permites el uso del mismo para este fin. Consulta nuestro aviso legal.
Síguenos en Instagram

@escapalandia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies