Volver a la portada
en Secretos, Varios, Viajes y excursiones

Viajar sin gluten: las 10 penitencias del celíaco

  • julio 15, 2021
  • por Carmen Delia Díaz
  • 0 Comentarios
Viajar sin gluten: las 10 penitencias del celíaco

A veces contamos viajes, y a veces experiencias viajeras; en ellas también cabe la reivindicación, por nosotros y por todos, y esta es una de esas veces. Se calcula que en torno a medio millón de personas es intolerante al gluten en nuestro país, entre el 1 y el 2 por ciento de la población. Sin embargo, no solo la vida diaria, sino viajar sin gluten sigue siendo una misión imposible, o cuando menos bastante dificultosa. Os contamos por qué y quizá así apoyéis esta causa que afecta a miles de personas y sus familias.

Un día cualquiera en una localidad cualquiera, te sientas en la mesa de un restaurante y… ¿qué es lo primero que te ponen delante tras la bebida? Pues sí, habéis acertado, una cesta de pan. Es el aperitivo estrella porque en el tiempo que tarda la comida, todos nos lanzamos voraces a este popular alimento con siglos de antigüedad. El trigo está en la base de su composición al igual que lo está en la gran mayoría de productos de panadería y pastelería, bollería, galletas, salsas, helados, o productos procesados de todo tipo, como ingrediente o por contaminación.

¿Por qué se come sin gluten?

Contrariamente a lo que algunas personas puedan pensar, comer sin gluten no es un capricho, ni una moda, sino una necesidad. Por asimilación con otras intolerancias, hay quien piensa que no es imprescindible disponer de estos alimentos para pacientes con celiaquía, pero realmente para un celiaco el único tratamiento eficaz para paliar, que no curar, su problema es la alimentación sin gluten.

A día de hoy no hay medicamentos que curen este problema, y este componente del trigo, el centeno o la cebada pueden causar un daño irreversible al organismo de una persona celiaca. Por ello es imprescindible disponer de alimentos sin gluten y de menús libres de trazas, pues esa dosis mínima por contaminación también le afecta.

¿Cuántos afectados hay?

Se calcula que entre un 1 y un 2 por ciento de la población padece la enfermedad celiaca, pero son más las personas que por cuestiones diversas deban comer sin gluten, y además entidades como la Federación de Asociaciones de Celiacos de España indican que el 75 por ciento de estos pacientes están sin diagnosticar.

La razón es que es una enfermedad compleja y no demasiado estudiada, los síntomas pueden no presentarse, no ser claros o aparecer en diferentes momentos de la vida. Tampoco hay muchos profesionales especializados en este tipo de síntomas, que al ser de tipo digestivo, suelen achacarse a otras cuestiones.

Viajar sin gluten ¿Misión imposible?

Desde que un miembro de la familia Escapalandia manifestó esta enfermedad, nuestras costumbres viajeras han sufrido un proceso de adaptación. Lo cierto es que hay que abandonar hábitos como viajar sin rumbo o destino fijo, reservas de última hora, o las rutas sin planificación, y pasar a llevar siempre una mochila llena de productos sin gluten.

La legislación ha hecho que los restaurantes deban indicar en sus menús los alergenos, y esto es importante, pero ni se forma, ni se exige que en este sector se dé soporte a estos pacientes por lo que en la práctica, y sobre todo lejos de las grandes ciudades, es complicado encontrar opciones válidas para los celíacos.

Menú adaptado para celíacos
Aperitivo sin gluten en Parrillada Vilanova (Boimorto) / Escapalandia

Las 10 penitencias del celíaco

Alzamos la voz para ver si desde aquí logramos concienciar a otras familias, empresarios, hoteleros, autoridades públicas, sanitarios, etc. pues de ese modo podemos crear un mundo mejor para los intolerantes al gluten, y sobre todo corregir la discriminación que sufren en la práctica y en su vida real estas personas.

Cuando además son niños, es aún más complicado, porque la experiencia les va dejando claro que en muchos casos no son bienvenidos por la complejidad que entraña su condición sanitaria. Pongo el ejemplo de un comedor escolar, mientras los demás comen pizza, el celiaco tiene pescado. Nutricionalmente nada que decir, ¿pero qué lectura hace un niño? Realmente una pizza sin gluten cuesta muy poco y es sencilla de conseguir o preparar, a veces es más pararse a pensarlo que el trabajo que conlleva.

1. Los aperitivos

La primera en la frente, al sentarte en la mesa te ponen una cesta de pan. El celiaco mira mientras el resto comen ese preparado a base de trigo y esperan al primer plato.

> Nuestra propuesta sería siempre preguntar ¿Van a tomar pan? o incluso poner un aviso en la carta o en un lugar visible que diga que se dispone de productos sin gluten. Esto sería perfecto porque así las personas afectadas ya pueden pedirlos. Y si tienen pan sin gluten ya es el cielo, directamente.

2. Los postres

Son el punto crítico de los celiacos y lo que peor llevan, porque a ellos también les gustan los productos sin gluten, y les apetecen. Así que mientras que todos disfrutan de una suculenta tarta ellos pasan al café, o si tienen suerte y hay disponibilidad piden una fruta o un yogur.

> Cuando preguntas si algo no lleva gluten suelen decir que no tajantemente. Pero en una cocina siempre hay fruta, yogures, helado, nata, natillas o siropes. Estas tres últimas cosas se pueden conseguir sin gluten, fácilmente, y al igual que las salsas, deberían ser la opción preferida para evitar problemas a nivel general y saben igual que los que no incluyen el pictograma. Así que sería genial una respuesta tipo, “pues de la carta no, pero te preparamos…” y aparecer con una ensalada de fruta, un yogur con miel o lo que buenamente se pueda. Ya si tenemos algún postre en carta sin gluten, fantástico, el otro día en un restaurante nos llevamos la sorpresa con un coulant para intolerantes. Realmente una mousse, un coulant, o una copa de helado sin gluten no son complicadas ni caras, es voluntad de atender a la diversidad.

Postres para celíacos Boimorto
Postre sin gluten en Parrillada Vilanova (Boimorto) / Escapalandia

3. El bufé

¿Hay algo más maravilloso que un bufé de desayuno? Es una opción mayoritaria en los hoteles y alojamientos, pero en España el desayuno culturalmente se apoya en dulces y bollería, así que nos topamos de nuevo con el dichoso gluten. Aunque es complicado porque los productos caducan y a veces no son fáciles de conseguir, la ventaja es que se pueden tener congelados y muchos hoteles incorporan opciones sin gluten. Si no, al final estás abocado a desayunar fruta y un vaso de leche con azúcar, pues muchos cacaos llevan gluten, eso pagando tarifa bufé y viendo como el resto de comensales se ponen morados. Por este motivo, nosotros ya no cogemos esta opción en los hoteles o tratamos siempre de alojarnos en apartamento llevando nuestros propios productos.

> Lo perfecto sería preguntar siempre al huésped o comensal si tiene alguna intolerancia, puede ser de forma telemática aprovechando que ya el mayor número de reservas se hacen online. De este modo nos podemos proveer de estos productos previamente y damos un servicio. Pero una sección de productos para intolerantes, o al menos un cartel indicándolo para que puedas pedirlos, sería ya un sueño. El pan se puede tener congelado, y se calienta en un momento, así como la bollería.

4. El precio

Para muchos es el problema número uno. Y es que según un estudio de Celiacos.org una familia con un miembro celiaco paga un sobrecoste en su cesta de la compra de unos 78 euros al mes, casi mil euros al año más que el resto. Esto además de ser profundamente injusto, se ve agravado por la falta de fabricantes de estos productos, a los que afecta una legislación complicada, y que incide en la escasa oferta. Es difícil encontrar por ejemplo una sola panadería que tenga productos sin gluten, ni siquiera empaquetados, que sería parte de la solución, pues para elaborarlos se les exige un obrador aparte y en muchos casos es complicado.

>Honestamente, este tipo de productos deberían estar financiados o cofinanciados al igual que lo están las medicinas para un diabético por ejemplo, pero es que además su IVA debería ser reducido, y no equiparable a cualquier otro producto. La dieta sin gluten es el único tratamiento posible para un celíaco.

Viajar sin gluten Ribadeo
Coulant sin gluten en A Horta de San Roque (Ribadeo) / Escapalandia

5. El tamaño

¿Alguien podría explicarme por qué los envases de productos sin gluten, y las propias unidades, son más pequeñas? No sé si se plantean los fabricantes de Schär, Gullón o Proceli, pero los niños y adultos celiacos comen igual que una persona sin intolerancias alimentarias. La rebanada de pan de molde sin gluten es más pequeña, los envases de magdalenas traen cuatro o seis, las compras son faraónicas y no hay envases grandes, la contaminación con tanto plástico también se multiplica.

>Reducir el IVA de estos productos al 4% sería una buena medida, también exigir a los fabricantes que pongan en el mercado suficientes unidades, así como subvencionar esta industria en España y las tiendas o cadenas especializadas.

6. Escasez

Quien compra productos sin gluten sabe lo complicado que es a veces hacerse con estos productos. Muchas tiendas no cuentan con ellos, están próximos a caducar o están desabastecidos. Esto es el pan nuestro de cada día de un celíaco, y también tendría solución con un poco de conciencia social por parte de las cadenas comerciales y el compromiso del estado.

>El gobierno debería buscar el compromiso de productores y fabricantes mediante ayudas y facilitando las cosas con la legislación.

Repostería sin gluten en Celidulce (Ourense) / Escapalandia

7. Procesados

Los productos sin gluten que compramos en el supermercado son procesados y ultraprocesados, por lo que una persona con este hándicap al final realiza una alimentación cualitativamente peor.

> Si se apoyara a panaderías y pequeños productores para poder elaborar de forma sostenible productos sin gluten, quizá cundiría el ejemplo. Otra opción son los electrodomésticos como panificadoras o robots de repostería, que podrían estar cofinanciados para estos pacientes.

8. Caducidad

Si tenéis celiacos en la familia sabéis la importancia de mirar con lupa la caducidad. Muchas veces estos productos no están en todos los supermercados, hay que ir específicamente a uno o dos para encontrar variedad, así que cuando vas compras muchas unidades y si vienen cercanas a la fecha de caducidad es un problema.

> Estos productos salen de fábrica con fechas largas. El problema es que cuando llegan a las estanterías muchas veces ya no lo están. Productores, almacenaje e intermediarios, aquí hay mucho campo para trabajar las autoridades en la materia.

Viajar sin gluten A Coruña
Tienda sin gluten en A Coruña / Escapalandia

9. Variedad

Otro problema de estas gamas de productos es la variedad, que es inexistente. Realmente sin gluten se puede hacer de todo, sustituyendo el trigo por harinas de maíz o arroz, pero quizá muchos productos no se fabrican, porque no se demandan y esta es la pescadilla que se muerde la cola. Más allá de pan, muffins o pasta, es complicado encontrar productos sin gluten. Por ejemplo palitos de pan, pan rallado, helados, etc es una tarea difícil, sobre todo en poblaciones rurales o lejos de grandes ciudades.

>Qué tal si firmamos un acuerdo con las cadenas de supermercados para que dispongan de una gama amplia de estos productos, fomentamos que empresas se asienten en zonas industriales rurales o de baja ocupación, o que se establezcan centros logísticos para este tipo de productos. Por soñar…

10. Publicidad fraudulenta

Muchas grandes cadenas de comida rápida anuncian menús sin gluten en su publicidad, en sus cartas. Pero la realidad es que luego vas a por una hamburguesa o pizza sin gluten y no la tienen, es decir, igual en Madrid sí, pero en un local de la provincia de Lugo, no. Esto debería estar directamente sancionado, o pones algo de producto en todas tus tiendas, o no puedes anunciar que tienes productos sin gluten. Dónde celebran los chicos un cumpleaños o a dónde van a merendar… pues un celiaco ni pizza ni hamburguesas porque además estos locales no se quieren mojar con la contaminación y donde preparan con gluten no quieren garantizar que nada no lo lleva.

> Muchos restaurantes preparan menús sin gluten, incluso ofertando cosas aptas para quienes comen con gluten o sin él, y no lo publicitan. Se podría ayudar a estos pequeños empresarios a promocionar sus productos y sancionar a las grandes cadenas o franquicias que dicen que los tienen pero en la práctica no es así.

Más sobre Viajar sin gluten

Síguenos en instagram como _Viajandosin

Viajar sin gluten enoturismo
Cata de mosto con picos sin gluten en Regina Viarum / Escapalandia

Locales gluten free friendly

En nuestras andanzas por ahí nos hemos encontrado bastantes sorpresas. Al menos, en el momento en que los visitamos, adaptaron el menú o contaban con productos sin gluten. ¿Os los contamos?

  • Parrillada Vilanova (Boimorto)
  • A Horta de San Roque (Ribadeo)
  • Hotel Carlos 96 (Melide)
  • Parador de Santo Estevo (Nogueira de Ramuín)
  • La Pausa (Guitiriz)
  • Clunia Panem (A Coruña)
  • Celidulce (Ourense)
  • Chokolat (Monforte de Lemos)
  • Bodega Regina Viarum (Sober)

¿Tenéis algún familiar celíaco? ¿Cómo vivís vuestra condición viajera? Escríbenos y cuéntanos, estamos preparando una recopilación de locales sin gluten… ¿Nos ayudas?

por Carmen Delia Díaz, julio 15, 2021

Carmen Delia Díaz

Al dejarnos aquí tu comentario entendemos que estás aceptando nuestra política de privacidad

Carmen Delia Díaz
Divulgadora especializada en comunicación empresarial, recursos turísticos y escapadas con niños. Bloguera desde 2012 en Escapalandia.com
25 rutas por Pontevedra provincia
25 rutas por Pontevedra provincia
Lo mejor de A Coruña provincia
Lo mejor de A Coruña provincia
Lugo y provincia con niños
Lugo y provincia con niños
Archivos
Busca tu próxima escapada
Booking.com
NOVEDADES
RECOMENDAMOS:
NUEVA SECCIÓN
Enlaces patrocinados

Suscríbete a la Newsletter Mensual

Si escribes tu email entendemos que permites el uso del mismo para este fin. Consulta el aviso legal.