Volver a la portada
en Alemania, Viajes y excursiones

Viajar a Berlín, con niños

  • agosto 24, 2015
  • por Carmen Delia Díaz
  • 0 Comentarios
Viajar a Berlín, con niños

Berlín es un destino de gran interés para los adultos y será siempre para los peques una buena experiencia. Grandes edificios e infraestructuras, una población vibrante, museos y lugares que hay que conocer y sentir. La capital alemana está llena de secretos para el turista.

Lo primero que llama la atención en Berlín es su enormidad. Manzanas enormes, de edificios gigantescos, modernos o de los últimos siglos pero de gran tamaño. Grandes estaciones de metro, tranvía o intercambiadores. Bullicio de berlineses y turistas. Bicicletas, bicitaxis, autobuses, lanchas y hasta coches de caballos. Es una ciudad muy bien comunicada, el transporte público no es caro, y tampoco está muy masificado.

Moverse por Berlín

Si vas con niños lo mejor es usar el transporte público. Las máquinas de venta de tickets tienen varios idiomas, entre ellos español, así que es fácil aclararse. Normalmente te moverás por la zona A o B, así que aunque no hay demasiados mapas de zona puedes arreglarte con un billete que cubra estas zonas. Los menores de 6 años no pagan y entre esta edad y 14 tienen tarifa reducida.

Otra opción viable si vas sin sillitas es la bicicleta. Puedes alquilarlas fácilmente en muchísimos puntos, a un precio asequible. En tu hotel te informarán, pero las hay que llevan sillita para niños como el servicio Call a Bike DB, lo cual puede resultar una forma interesante de conocer la ciudad sin agotarse caminando, y a los niños les puede encantar.

Berlín no tiene un tráfico tan agobiante como otras grandes ciudades, tiene carril bici en muchas zonas, las aceras son amplias, y hay mucho respeto al ciclista. Miles de personas se desplazan en este medio de transporte a diario.

Museos de Berlín

Hay grandes museos en esta ciudad pero uno especialmente interesante para ir con niños es el de la Tecnología (Technikmuseum), situado junto al canal, con entrada por la calle Trebbiner. Abre ininterrumpidamente hasta las 17:30 o 18:00, lo cual facilita una visita con calma con niños, y tiene buen restaurante para comer o tomar algo en una pausa. La única pega es que está en la entrada y el museo es bastante amplio. Así que debes planificarlo bien si quieres comer allí, o bien llevar bocadillos porque tiene zona de picnic y jardines. También cuenta con una ludoteca para los más pequeños.

En Berlín hay otros museos interesantes para ir con niños como el MACHmit Museum, el de las Ciencias Naturales -que tiene el esqueleto de dinosaurio más grande del mundo- el Zoológico junto al Tiergarten, o el DDR, bastante masificado pero muy interactivo. Otros como la Bauhaus Archiv o el Stasi Museum no son para peques aunque son muy interesantes. También el Berlin subterraneo de Berliner Unterwelten” que realiza un tour por los antiguos búnkeres de la época de la guerra fría. Tiene escaleras y las visitas -siempre guadas- suelen ser en inglés o alemán, pero a partir de 6 años puede resultar de interés también para los peques.

Servicios para niños en Berlín

Berlín es una ciudad muy respetuosa con los niños y las familias. De hecho, sorprende ver incluso en tiendas de moda internacionales probadores para papás con bebés equipados con cambiador, sillón y amplios para que quepa el carrito dentro. Seguro que en España te has vuelto loca alguna vez para tratar de probarte algo en un cambiador minúsculo en el que no cabe tu bebé.

También verás cambiador y tronas en la mayoría de los restaurantes. Así como menú infantil y aseos específicos para niños. El punto de contraste lo ponen los centros comerciales como el Gesundbrunnen o Alexa, donde hay que pagar 0,50 céntimos por usar el cuarto de baño.

La oferta hotelera es suficientemente amplia y puedes encontrar muchos con habitaciones familiares, como el H2 Berlín, que tiene habitaciones de 4 con literas, y es funcional y económico.  De todos modos, Berlín no es una ciudad cara para comer en restaurantes o comprar comida para tomar por la calle o en un parque, además está bien visto. Pero curiosamente comprar un agua o tomar un café te puede salir por 2,50 a 4,50 euros, según la zona. Los museos tampoco son tan caros pues raramente sube de los 6 euros una entrada de adulto, y los niños suelen entrar gratis o tener entrada reducida.

Parques infantiles en Berlín

Berlín tiene parques muy bonitos y naturales como el Tiergarten, cuyo nombre recuerda que fue zona de caza de la aristocracia y hoy es parque público. Tiene 210 hectáreas, está en pleno centro y es el pulmón verde de la ciudad. Recorrerlo andando es complicado si vas con niños, pero los berlineses lo cruzan en bici y se tumban a descansar o jugar con los niños en sus amplias zonas de césped. También tiene dos zonas infantiles en su parte norte.

Realmente en Berlín no abundan los parques infantiles como los que son habituales en España. Es decir, ninguno tiene el suelo de goma, sino que son más naturales: césped, unas piedras de formas redondeadas, un pequeño río con cascadas, arena, troncos y acaso algún tobogán o columpio. Pero los niños berlineses se divierten jugando con la naturaleza tal como está, trepando por las rocas o los troncos, o jugando con la arena.

Volkspark, en la antigua zona este, es también un gran parque con sendas de paseo, varias cafeterías, lago, riachuelos y varias zonas infantiles. Su parque infantil está hecho de troncos y arena, pero la principal área de juegos es cualquiera de sus zonas verdes, o las fuentes.

Hay muchos otros parques infantiles en esta ciudad como el célebre Monbijou-park, donde además del río y las tumbonas donde puedes tomar algo hay una zona infantil, una piscina y espacio para pasear. También tienen zonas infantiles el Viktoria-park, el Else-Tilse-park o el Kleiste-park, entre otros.

Jugueterías o tiendas curiosas

Las jugueterías en el centro de Berlín no abundan tanto como en otras ciudades. No encontrarás ninguna por ejemplo en el Centro Comercial Alexa, de 56.000 metros cuadrados, y pocas a pie de calle. Sin embargo hay centenares de tiendas de souvenirs donde suelen tener algún juego o muñecos, a precio de turista.

Puedes ver tiendas curiosas con completas colecciones de vestuario para muñecos o para osos como en la zona de Nikolaiviertel; un templo imprescindible en la zona de Gendarmenmarkt como Fassbender & Rausch Chocolatiers, donde comer, comprar o degustar postres y figuras de chocolate; o las tiendas con diseños del Ampelmännchen, famoso por estar en los semáforos de la zona este. También hay cadenas de galerías tipo grandes almacenes con planta de juguetería y las tiendas o el centro Lego.

Más que ver en Berlín con niños

La historia al descubierto en Breitscheidplatz (Berlín)
Destinos comerciales europeos con encanto
Descubriendo el Berlín subterráneo, con niños

por Carmen Delia Díaz, agosto 24, 2015

Deja un comentario

Carmen Delia Díaz
Divulgadora especializada en comunicación empresarial, recursos turísticos y escapadas con niños. Bloguera desde 2012 en Escapalandia.com
Consulta nuestras ofertas en Taquilla
Consulta nuestras ofertas en Taquilla
Archivos
Puedes seguirnos en
Busca tu próxima escapada
Booking.com
Miembro de
GaliciaTB
Miembro de

Suscríbete a la Newsletter Mensual

Si nos indicas tu email entendemos que nos permites el uso del mismo para este fin. Consulta nuestro aviso legal.
Síguenos en Instagram

@escapalandia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies