Volver a la portada
en Galicia, Museos, Parques infantiles, Rías Altas Mariñas Coruñesas

Qué ver en Oleiros: pazos y parques

  • agosto 19, 2023
  • por Carmen Delia Díaz
  • 1 Comentarios
Qué ver en Oleiros: pazos y parques

Uno de los alicientes de pasar una temporada en este noroeste es poder realizar una visita guiada por los pazos y fincas singulares de Oleiros pues es un concello que acogió en los últimos siglos las residencias de verano de familias acomodadas, dejándonos un legado de pazos y villas de gran belleza e interés artístico e histórico.

Además, nos damos un paseo por algunos de sus parques más completos e interesantes si vais con niños, así como otros espacios al aire libre.

Oleiros y sus casas singulares

Casa de Agramar

Construida en los años 30 por Ricardo González, oriundo de Perillo, esta vivienda quedó abandonada después del suicidio de la mujer de este oleirense residente en Nueva York. Es otra de nuestras propuestas de edificaciones que ver en Oleiros, porque podemos asomarnos a ella en el paseo litoral por la ría de O Burgo, al final de la plaza del mismo nombre.

En los años 70 fue comprada por Joaquina Casal, que se dedicaba al marisqueo, y sus herederos la cedieron al concello de Oleiros que la integró en el paseo marítimo y a día de hoy tiene uso social para jóvenes.

Casa Carnicero

Este empresario nació a mediados del siglo XIX en A Coruña y tuvo un criadero de ostras a los pies del Puente del Pasaje, además de un negocio de venta de combustible para vehículos y un «restaurant» que se anunciaba frecuentemente en periódicos como La Voz de Galicia.

En torno al año 1915 encargó una vivienda al arquitecto Rafael González Villar que el arquitecto diseñó según los cánones de la arquitectura de los chalets de montaña de la época.

La edificación si bien se hallaba en estado de ruina, estaba catalogada y se consideraba una joya modernista, lo cual no impidió que el 31 de diciembre de 2021 el concello oleirense optara por demolerla. Así lo recogió en su día la web Historias de Galicia que además publica fotos de época de la propiedad donde se ve cómo era originariamente. Nosotros hemos recurrido a las imágenes de archivo de Google Maps en 2014 para poder mostrárosla porque a día de hoy solo podréis ver algún resto de sus muros.

Torre de los Bescansa

Antiguo polvorín militar, en el contexto de las defensas costeras allá por el siglo XVII, esta propiedad fue residencia de veraneo de la familia Bescansa, con farmacia en A Coruña. De ahí que la remodelación de la finca fuera encargada al arquitecto coruñés del mismo apellido, entonces muy afamado y familiar de sus propietarios.

Según se puede leer en publicaciones del Concello de Oleiros, después del fallecimiento de un miembro de la familia en la propiedad esta cayó en el abandono y estuvo ocupada, pasando a manos del consistorio en los años 90, que integró la torre en el paseo marítimo.

En su entorno, se han conservado árboles de lo que fue el jardín de esta casa, de gran valor por su antigüedad, como pinos, un olivo, etc. El torreón está cerrado y dedicado a uso sociocultural pero aunque sea por fuera es una propuesta interesante que ver en Oleiros para vuestros paseos.

Casa Guyatt y fábrica

A pocos metros de la anterior en dirección a Santa Cristina, en pleno paseo marítimo, encontramos un local de hostelería con el nombre de A Fábrica que ocupa la que fue vivienda de los Guyatt, hoy otro de los puntos históricos que ver en Oleiros, y que acoge un centro sociocultural y deportivo.

La historia de la propiedad puede leerse en la web de la Asociación Buxa, y nos cuenta que Henry Guyatt Deusto, proconsul británico en la ciudad, fue quien adquirió lo que fue una cooperativa pesquera para asentar, de acuerdo con su hermano Roberto, la “The Corunna Brewing Company Limited”. De este modo, se cambia el uso para instalar una fábrica de cerveza, muy apreciada por la colonia inglesa asentada a principios de siglo en Ferrol para la construcción naval. Las embarcaciones se surtían de este producto a través de la estructura aún hoy visible y conocida como rampa del inglés.

En 1919 la sociedad se deshace, debido a la competencia y a las dificultades para introducirse en el mercado, y el edificio fue usado por una compañía de petróleos y explosivos, además de arrendarse posteriomente para otros usos hasta la actualidad.

La casa que hoy ocupa la cafetería restaurante fue construida en 1905 y estuvo habitada por la familia hasta 2005, aún cuando ya funcionaba como centro social y deportivo.

Villa Rialeda

La que ahora es biblioteca municipal fue en su día la villa levantada por el arquitecto Rafael González Villar para su esposa Antonia Sáinz de Varanda Lavagge, pero ella fallece antes de ver terminada la casa. Lo destacamos como otro de los puntos que ver en Oleiros porque nos encanta su estética, se pueden visitar los interiores al ser un inmueble de acceso público y conserva un espacio verde de gran interés.

Su historia posterior pasa por ser alojamiento a una congregación de monjas durante la guerra civil, acoger un colegio o convertirse en restaurante, pero propietarios y herederos acabaron firmando finalmente un convenio con el concello de Oleiros.

La construcción es de 1912, y se enmarca en un jardín de gran belleza con especies como cedro del líbano, tilos, castaño, nogal, limonero, abellano, camelio, laurel, y un espacio con setos de boj, yucas, rododendros y otras plantas. A través de varias escuelas taller, se ha rehabilitado tanto el interior como los exteriores de la villa, que conserva una escalinata a la carretera nacional VI.

Finca As Cadeas

Un espacio amurallado de más de 89.000 metros cuadrados enmarca la mansión As Cadeas, también conocido como Finca Alsina, y que es sede de una escuela de negocios pero parece que acabará convirtiendo parte de su terreno en una urbanización de lujo.

La construcción data de 1875 y es obra de Faustino Domínguez Coumes – Gay, autor también de las Escuelas de Eusebio Da Guarda o el teatro Rosalía, además de haber sido arquitecto municipal de Ferrol allá por el siglo XIX.

Su propietario fue el Marqués de Loureda, Fernando Marchessi Quiñones de León, y además del palacete de estilo francés, bien visible desde la nacional VI a la altura de San Pedro de Nós, está rodeado de jardines trazados con líneas geométricas.

El jardín se divide en dos zonas: ecléctico en la parte de la entrada y paisajista por detrás. Su autor fue Édouard André y destacan especies como Tulipán de Virginia, tilo o plátanos.

En su interior hay una escalinata que comunica las tres plantas, y estancias bien conservadas como capilla, biblioteca, salones, comedor, habitaciones y estancias de servicio con mobiliario y elementos destacados. Su elegancia lo hizo candidato a residencia real durante una visita de Alfonso XII a la ciudad.

Pazo Ibarrola

Las ruinas de este pazo son hoy un parque público que ver en Oleiros lleno de romanticismo y tranquilidad. Al parecer fue residencia de verano de un vasco residente en A Coruña apellidado Ibarrola Zárate. Se contruyó en el 1765, según publica La Voz de Galicia, e incluía lavadero, palomar, chimenea, acequia y un buen número de dependencias para el uso de la familia.

Un cauce de agua conocido como Fonte de Sampaio atraviesa la propiedad alimentando la fuente y aljibe además del lavadero público cercano. Y el jardín, conserva buena parte del patrimonio natural de antiguo con especies centenarias y castaños, laurel, nogales o parterres de boj.

La ruina del conjunto se remonta al siglo XIX cuando, tras un proceso de herencias, el edificio fue quedando en estado de abandono y el concello adquirió una parte en el año 99 y posteriormente se expropió otra habilitando el conjunto como parque público, conjuntamente con la capilla, su parque infantil y el palco con vistas sobre el antiguo pazo que se inauguró en 2003.

Más info

Booking.com

Pazo do Río

Ubicado en Montrove esta construcción es un pazo tradicional gallego que hunde sus raíces en el siglo XVI y actualmente es un hotel con restaurante para eventos.

Está en la parte alta de Icaria y además de la casa principal, con 9 habitaciones, cuanta con lareira, comedor y hasta una pequeña capilla. El jardín primitivo apenas se conserva pero aún podemos ver el laberinto de boj, laurel centenario y otras especies de interés.

El pazo tiene una historia reciente triste, porque en 1973 la tragedia aérea de Montrove afectó a la propiedad, el avión se desplomó sobre la finca costando la vida a 85 personas y marcando a muchas familias de por vida.

Pazo de Lóngora

Otro pazo de los típicamente gallegos situado en Liáns fue también residencia de verano de Marcial del Adalid, nieto de un comerciante riojano afincado en A Coruña. El edificio es del siglo XVIII y fue habitado por el músico y su esposa, la escritora Fanny Garrido, a mediados del siglo XIX.

El conjunto conserva rincones de inspiración romántica, incluyendo su jardín ecléctico y parque que incluye un estanque con estatuas de las cuatro estaciones.

qué ver en Oleiros pazo de Lóngora

Al fallecer su única hija sin descendencia el pazo fue legado a los Salesianos que lo abandonaron en 1958. Pocos años después, Aurelio Ruenes Blanco lo restaura pero la finca vuelve a quedar cerrada a la muerte de su mujer.

En los años 90 el pazo pasa a manos del concello de Oleiros que destina parte a un parque público. Actualmente su uso está cedido a la Universidad de A Coruña para uso de investigadores, y está cerrado al público por lo que no es visitable.

Castelo de Santa Cruz

Un lugar muy singular que formó parte de las defensas costeras de la ría da Coruña tras el ataque del pirata Drake. Se trata de una fortificación abaluartada en una isla y que tiene su origen en el siglo XVI.

Con el paso de los años se convirtió en la residencia de la hija de Emilia Pardo Bazán y José Quiroga, que lo reconstruyeron con forma de pazo. Entre sus elementos singulares están sus antiguos pinos y ciprés de California.

Castillos para ir con niños en Galicia

A su muerte se usó para acoger colonias de huérfanos militares hasta los años 80. A día de hoy acoge el CEIDA, Centro de Extensión Universitaria e Divulgación Ambiental de Galicia, y tiene actividades abiertas al público como formación o visitas. Se accede por una pasarela de madera sobre la ría que permite visitarlo aún en marea alta.

Casa Charry

Entre los siglos XIX y XX se levanta esta casa con rasgos de arquitectura indiana y vinculada a José Ruibal Puente que cede para usos comunitarios parte del terreno. Al heredar la casa su sobrino, Agustín Ruibal Charry, la reforma y construye granja y huerta.

También este fallece sin descendencia por lo que la herencia va unos primos que en los años 80 firman un convenio con el concello para que la dedica a salón de plenos, uso de mayores y sala de exposiciones. Al estar en el centro mismo de la localidad es punto indispensable que ver en Oleiros si buscáis sus casas más singulares.

Pazo de Arenaza

Una propiedad levantada por la familia Algorri, vinculada al ingeniero militar que remodeló el puerto de A Coruña, y que posteriormente compró Victor Mateo Malumbres para su mujer Isabel de Arenaza Mendizábal. Los seis hijos de los Mateo de Arenaza pasan los veranos aquí hasta los años 80.

La vida de esta casa estaba muy vinculada a la nacional VI, que pasa justo por delante. La propiedad tenía huerta y vivienda para los caseros, pozo y patio porticado, lavadero, muralla exterior, hórreo y un buen número de especies de árboles de gran antigüedad como dos tejos, palmeras o camelios.

Actualmente, y después de una etapa como residencia de mayores, la finca «Os Negrillos» como se conocía, está dedicada a un vivero de empresas gestionado por la Diputación de A Coruña.

Más info

Finca dos Tenreiro

Un espacio fascinante ubicado en San Pedro de Nós, justo enfrente del Colegio Juana de Vega. Más que la propia casa, que también, resulta fascinante el jardín, por eso lo destacamos como otro de los puntos que ver en Oleiros si hablamos de patrimonio.

Fue construida en torno a 1875 por la familia Tenreiro, que había hecho dinero con la fábrica de curtidos de Pontedeume y otros negocios en ultramar, más concretamente por Vicente, Horario, Virgilio y Esperanza Tenreiro Arias-Uria. Esta última, sin descendencia, dejó a su muerte su legado para fines educativos.

qué hacer en Oleiros fincas

Aunque a día de hoy está cerrada y en eterno proceso de restauración, y se le ha comido una parte con la construcción de un colegio, este jardín bajo la arboleda esconde una serie de elementos muy singulares, que nos recuerdan a algunos otros que se conservan en el Pasatempo de Betanzos.

Hablamos de un estanque navegable con lanchas y decorado con mosaicos de azulejo estilo Gaudí, fuentes, grutas artificiales subterráneas, una pirámide o zigurat con un mirador, etc. y todo ello en medio de una finca con árboles centenarios entre los que se pueden destacar araucarias, palmeras, cipreses, tejos, magnolios, acacias y macizos de boj.

Pazo de As Torres y Museo de alfarería

Un antiguo pazo con orígenes en el siglo XVII vinculado a familias que establecieron aquí su segunda residencia tiempo atrás. El devenir hizo que el edificio fuera empleado para actividades de la sección femenina de la Falange, y posteriormente a través del movimiento vecinal el edificio y sus jardines se dedicaron a usos educativos.

Actualmente y vinculado a la figura de José María Kaydeda, el espacio destaca como centro de exposición y aprendizaje de la oleiría gallega, además de contar con biblioteca y jardines de uso público.

Parques y canchas deportivas

El parque José Martí es uno de los más interesantes para una excursión en familia. Está junto a la playa de Santa Cristina, con acceso desde el paseo marítimo y también por la Avenida principal. Cuenta con una zona infantil remodelada recientemente, estanque y sendas de paseo.

Entre la playa de Bastiagueiro y Santa Cruz, con unas vistas espectaculares a la ciudad de A Coruña está el El parque de las 13 rosas de Oleiros, otra opción genial para un un buen paseo familiar de fin de semana.

Si os va la naturaleza y caminar entre diferentes árboles y plantas, os gustará el El Bosque de Liáns con niños, donde además podéis asomaros a ver el pazo de Lóngora, aunque no es visitable, y comer en familia en el merendero que hay junto al río.

qué ver en Oleiros

Para ver mar abierto y hacer kilómetros, os recomendamos la senda de Seixo Branco que os contamos en Mini-rutas: Seixo Branco y furnas en Mera (Oleiros). Aquí podéis sentir el mar, caminar en soledad y hacer fotos de diferentes especies de aves marinas.

Y si caen unas gotas y queréis que los peques corran o echar unos tiritos al fútbol o básquet, no perdáis de vista algunas de las canchas cubiertas que hay en Santa Cruz (Rúa Adolfo Suárez González), El Parque da Barreira, en Perillo (Oleiros) o en Dorneda.

Más que ver en Oleiros

Mini-ruta con niños: de Maianca a Espiñeiro

Ruta al mirador de San Mamede

Los barrios marineros de Sada

Mini-ruta de los delfines en Dexo

El parque de San Pedro de Nós

por Carmen Delia Díaz, agosto 19, 2023
  • 1

Carmen Delia Díaz

1 Comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carmen Delia Díaz
Filóloga, periodista y guía turística oficial de Galicia, especializada en comunicación empresarial, recursos turísticos y turismo familiar y cultural
25 rutas por Pontevedra provincia
25 rutas por Pontevedra provincia
Lo mejor de A Coruña provincia
Lo mejor de A Coruña provincia
Lo mejor de Ourense provincia
Lo mejor de Ourense provincia
Lugo y provincia con niños
Lugo y provincia con niños
Archivos
Busca tu próxima escapada
Booking.com
NUEVA SECCIÓN
Enlaces patrocinados

Suscríbete a la Newsletter Mensual

Si escribes tu email entendemos que permites el uso del mismo para este fin. Consulta el aviso legal.