Volver a la portada
en Galicia, Pueblos

La aldea prerromana de Piornedo, con niños

  • mayo 8, 2015
  • por Carmen Delia Díaz
  • 0 Comentarios
La aldea prerromana de Piornedo, con niños

Después de ver Asterix y Obelix, llegar a Piornedo, con niños adquiere múltiples matices. Este pequeño pueblo ubicado en los Ancares lucenses está considerado conjunto histórico-artístico y es una auténtica delicia. Algunas pallozas se pueden visitar y, aunque está bastante lleno de turistas, no tanto como O Cebreiro, aún conserva un aire tradicional que engancha.

Se accede desde la A6, hay varias señalizaciones en las inmediaciones de Becerreá. La carretera es bastante sinuosa así que te llevará casi una hora desde la autovía. Lo mejor es aparcar el coche en alguna de las zonas habilitadas y recorrer el pueblo a pie.

Aunque hay quien intenta meter el todoterreno hasta la puerta de la palloza, Piornedo como se palpa y se saborea es caminando a paso lento por sus calles. Entre casas, pallozas, casas rurales y bares o tiendas de recuerdos esta primitiva aldea gallega ha mantenido su autenticidad por estar poco comunicada con el resto del mundo.

Hay varias pallozas-museo que puedes visitar. A nosotros nos gustó mucho la Casa do Sesto, que se conserva tal cual la dejaron de habitar sus moradores en el año 1973. La entrada cuesta un euro y su propietaria te da todas las explicaciones que requieras.

Cuesta creer que pudieran respirar allí dentro día y noche sus dueños, ya que el fuego encendido en el centro de la misma y que ventila a través de la paja del tejado hace que el humo esté bien presente en el recinto. Si entras con niños ten cuidado al pasar a la cuadra, la humedad es grande y las piedras resbalan un montón.

Aunque hoy la mayoría de las pallozas solo se usan como cuadras o para guardar material, en su día una familia vivía allí compartiendo espacio para dormir, comer, guardar las herramientas de trabajo y criar a sus animales. En perfecta armonía, las gallinas tenían su espacio en un corral interior, y los cerdos a la puerta de la casa. Allí se cocinaba, se dormía y se trabajaba, sobre todo durante los duros meses de invierno.

Puedes tomar también una subida hacia un mirador, con una pequeña cueva, que es interesante para conocerlo desde otra perspectiva y también para tomar bonitas fotos o videos.

por Carmen Delia Díaz, mayo 8, 2015

Deja un comentario

Carmen Delia Díaz
Divulgadora especializada en comunicación empresarial, recursos turísticos y escapadas con niños. Bloguera desde 2012 en Escapalandia.com
Consulta nuestras ofertas en Taquilla
Consulta nuestras ofertas en Taquilla
Puedes seguirnos en
Busca tu próxima escapada
Booking.com
Miembro de
GaliciaTB
Miembro de
Archivos

Suscríbete a la Newsletter Mensual

Si nos indicas tu email entendemos que nos permites el uso del mismo para este fin. Consulta nuestro aviso legal.
Síguenos en Instagram

@escapalandia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies