Volver a la portada
en Museos, Ribeira Sacra

El pazo de Tor y sus carruajes

  • noviembre 13, 2019
  • por Carmen Delia Díaz
  • 0 Comentarios
El pazo de Tor y sus carruajes

Si visitáis la Ribeira Sacra seguro que uno de los lugares para visitar que os llaman la atención son lugares como este. Fragua, horno, cocheras y caballerizas, pero también aposentos conservados con mimo desde la etapa medieval. Hoy os hablamos del Pazo de Tor y sus espectaculares carruajes.

Ya os habíamos hablado por aquí de pazos de Galicia muy chulos para una visita con niños o en familia. Es el caso del Pazo de Liñares, el pazo de Mariñán, el pazo de Oca o las Torres do Allo. Estas construcciones nos dan testimonio de cómo vivían los hidalgos o clases más acomodadas a lo largo de los últimos siglos.

Pazo de Tor Caballerizas

Tal como su propietaria lo dejó

Lo primero que nos explican al llegar al Pazo de Tor, es que lo vamos a visitar tal y como su última propietaria lo dejó, y cumpliendo su voluntad, todo su mobiliario y estancias se muestran al público de este modo. Este matiz es importante porque no hay muchos pazos visitables en Galicia que puedan verse tal y como los tenían sus propietarios.

María Paz Taboada de Andrés y Zúñiga fue la última propietaria de este edificio del siglo XVIII pero con antecedentes desde el siglo XIV. Fue cedido a la Deputación de Lugo en 1993 y se abrió al público en 2006. Desde entonces recibe numerosas visitas guiadas y es uno de los focos turísticos de referencia en la Ribeira Sacra. Está a unos 8 kilómetros de Monforte.

Pazo de Tor

Horario y cómo acceder

Este pazo se puede visitar de forma gratuita, de martes a domingo, a las 11, 12:30 o 16:30 h. Hay que reservar previamente en el teléfono 982 165 534. El acceso es por carretera en vehículo particular y el aparcamiento es amplio, incluso habilitado para autobuses.

Saliendo de Monforte de Lemos por la calle Chantada tomamos de frente pasando tres y hasta cuatro glorietas. Desde la LU-617 vemos ya un desvío a la derecha que pone Pazo de Tor, y desde aquí en 3,6 kilómetros llegamos al Pazo.

Hay un acceso habilitado con elevador para personas con movilidad reducida o sillas de ruedas por lo que la visita podría hacerse también con carritos de bebés.

Patio interior Pazo de Tor

Cómo es la visita

Lo primero que podemos ver al pasar la verja del recinto son las edificaciones que rodean el jardín del edificio, todos ellos panelizados y de visita libre. En estos espacios se han dispuesto elementos de la forja, el horno para cocer pan, el gallinero, aperos de labranza o la sala de carruajes y caballerizas.

Lo más espectacular es la exposición de cuatro carruajes que podemos ver en uno de estos alpendres. Un landó, una calesa y dos coupé, y junto a ellos diferentes elementos para enganchar a los caballos, complementos u objetos relacionados como sillas para montar, collares y hebillas o alforjas. Algo que probablemente solo habíamos visto en las películas antiguas.

Booking.com

Una vez en la puerta accedemos por las escaleras a uno de los salones del pazo de las 17 que se pueden ver en la visita. Cuadros y recuerdos de familia, muebles y conjuntos de antigüedades como una colección de armas, la biblioteca o dos instrumentos musicales muy singulares, un claviórgano y un pianoforte. Estos y otros elementos se van detallando a lo largo de la visita, que pasa por la capilla, las habitaciones de invitados, el comedor o la habitación de los niños.

Laberinto Pazo de Tor

Un laberinto pétreo

Después de ver la sala donde más tiempo pasaba Mari Paz, con su mobiliario desgastado por el uso, y los elementos de cocina antiguos o la vajilla de sargadelos en el comedor pasamos a la galería.

Desde esta balconada abierta al este vemos la silueta pétrea de un laberinto vegetal. Sus losas sirvieron de guía para que diferentes plantas y arbustos dibujaran cuatro espirales, aunque hoy en día han quedado en eso, en un boceto de la forma.

Caballerizas Pazo de Tor

El Pazo de Tor con niños

La visita no está especialmente orientada a niños pero la guía se adapta al grupo e interactúa mucho con él. El recorrido es bastante dinámico, de en torno a una hora, y aunque lógicamente no se puede tocar nada, puede resultar entretenido también para los más pequeños, además de muy didáctico.

La habitación infantil es bastante curiosa, con algunos juguetes antiguos, una butaca para la ama de cría y, anexa a ella, la habitación de los abuelos, los padres de su última propietaria. En ella destaca la cama con dosel y un cuarto de baño primitivo, de cerámica pintada, y semi escondido en un armario.

Como es tónica habitual únicamente en museos de las diputaciones, las fotografías están prohibidas, así que no puedo mostraros el interior. Pero si queréis ver alguna en la página del concello de Monforte podéis ver uno de los salones, con su billar.

por Carmen Delia Díaz, noviembre 13, 2019

Carmen Delia Díaz

Al dejarnos aquí tu comentario entendemos que estás aceptando nuestra política de privacidad

¿AÚN NO LO CONOCES?
ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES
ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES
Suscríbete a Escapalandia.com

Recibirás todas nuestras novedades en rutas y escapadas con niños

Carmen Delia Díaz
Divulgadora especializada en comunicación empresarial, recursos turísticos y escapadas con niños. Bloguera desde 2012 en Escapalandia.com
Archivos
Puedes seguirnos en
Busca tu próxima escapada
Booking.com
Miembro de

Suscríbete a la Newsletter Mensual

Si escribes tu email entendemos que permites el uso del mismo para este fin. Consulta el aviso legal.
Síguenos en Instagram

@escapalandia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies