Volver a la portada
en Castillos, Galicia, Rías Baixas con niños, Viajes y excursiones

A Guarda, el suroeste gallego, con niños

  • febrero 22, 2015
  • por Carmen Delia Díaz
  • 1 Comentarios
A Guarda, el suroeste gallego, con niños

La costa sur de Galicia esconde paisajes y lugares que merece la pena ver. La localidad de A Guarda es una mezcla de Atlántico, Miño y montaña. Santa Trega (Tecla) para los nacidos en los años setenta o antes, es un monte de 341 metros de altitud donde se encontraron en 1913 una serie de estructuras típicas de castro o asentamiento primitivo amurallado. Fueron produciéndose excavaciones hasta 1988, pero se cree que es solo una pequeña parte del poblado lo que ha quedado a la intemperie. Aquí vivieron entre 3.000 y 5.000 personas en decenas de viviendas primitivas de piedra, redondas y con tejado de paja.

Castro de Santa Trega

La subida a Santa Trega está bien señalizada desde A Guarda, y la carretera en su ascenso ofrece ya unas vistas increíbles. Si vas con niños, mejor sube todo lo que puedas en coche y desde allí vas viendo. No es muy accesible a carritos -solo tramos pequeños- porque para subir a los miradores o caminar entre las casas del castro tendrás que tener destreza, calzado adecuado e ir sorteando piedras. El acceso cuesta un euro por adulto y 0,50 por niño. Arriba hay tiendas de souvenirs, dos cafeterías y un museo que cierra los lunes; en la bajada hay bastantes lugares donde comer tipo merendero.

Puedes visitar dos viviendas tipo que han sido reconstruidas, con su tejado de paja, el porche, los hogares interiores para calentar la choza… A los niños les sorprenderá verlas, con su suelo de tierra y su ventana. El asentamiento data del siglo II-I antes de Cristo. Y gozaba de una visión privilegiada del río Miño y también de Portugal y el último tramo de la costa gallega. Lo que sí hay que tener en cuenta es que es un lugar bastante venteado.

 

El Castillo de Santa Cruz

Es una fortaleza en el casco urbano de A Guarda, construida en el contexto de la guerra entre Portugal y España. Se construyó a mediados del siglo XVII y costó 12.000 ducados. Su finalidad era defensiva y tiene planta irregular con baluartes, foso, varias puertas de acceso, garitas de vigilancia, almenas, etc. Está declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Castillo de Santa Cruz

Se puede entrar por la calle Puerto Rico, o por República Dominicana. Esta segunda opción implica caminar diez minutos por un sendero muy cómodo, accesible y llano. Las vistas son también imponentes desde esta fortaleza, y es un lugar de paseo, muy tranquilo y gratuito. Abre de 10.00 a 18-19 en invierno y en los meses de verano prolonga la hora de cierre hasta a las 22 h. Más info.

 Visitas interesantes

El Paseo Marítimo de A Guarda, rodeando el puerto pesquero, es también una buena opción si vas con niños. Es una buena forma de ver el pueblo y además encontrarás varios parques infantiles a tu paso. Uno frente al Monasterio de las benedictinas (hoy hotel monumento), y que por cierto merece la pena entrar a ver, sobre todo por su biblioteca. Otro frente a la boca del puerto y un tercero al final del paseo, llegando a la atalaya que ocupa el Museo del Mar. Este último cuenta también con cancha deportiva y pista de skate.

Allí al lado verás un edificio circular que es el Museo del Mar. El acceso cuesta 1 euro para los adultos y 0,50 los niños a partir de cuatro o cinco años. Es muy pequeñito pero acoge diferentes tipos de artilugios de pesca, embarcaciones, caracolas marinas y también puedes ver un audiovisual.

Al finalizar la visita, puedes subir a la terraza que tiene una vista interesante de la localidad. El guía es muy amable y puede darte toda clase de explicaciones, y también ofrece visitas guiadas.

Terraza del Museo del Mar

Sendas, rutas y playas

En A Guarda puedes ver molinos de viento, hasta cinco en diferentes puntos del casco urbano. Si te gusta caminar este es tu lugar pues puedes hacer el Camino Portugués de la costa, la ruta de las cetáreas, la senda litoral, la ruta de la desembocadura del Miño, la ruta de los Camiños do Trega, etc. Todo el perímetro del pueblo tiene sendas peatonales señalizadas.

En la orilla del Miño hay varias playas: Lamiña, A Armona y O Codesal, y también varios observatorios ornitológicos. Junto a las Playas de O Codesal y Fedorente -esta última en el litoral Atlántico- hay parque infantil. También hay parques en La Alameda, Salcidos y Cividáns. Si prefieres rutas de bici hay una en el Monte Torroso.

Por el casco urbano puedes recorrer también varias casas indianas, la plaza del Reloj, la Iglesia de Santa María, parte de la antigua muralla medieval en la calle Muro, etc. Hay bastantes hoteles, campings y apartamentos por la zona, también un balneario muy cerca. Para comer hay que callejear porque hay bastantes sitios pero conviene elegir bien el adecuado o preguntar.

por Carmen Delia Díaz, febrero 22, 2015
  • 1
1 Comment

    Deja un comentario

    Carmen Delia Díaz
    Divulgadora especializada en comunicación empresarial, recursos turísticos y escapadas con niños. Bloguera desde 2012 en Escapalandia.com
    Consulta nuestras ofertas en Taquilla
    Consulta nuestras ofertas en Taquilla
    Puedes seguirnos en
    Busca tu próxima escapada
    Booking.com
    Miembro de
    GaliciaTB
    Miembro de
    Archivos

    Suscríbete a la Newsletter Mensual

    Si nos indicas tu email entendemos que nos permites el uso del mismo para este fin. Consulta nuestro aviso legal.
    Síguenos en Instagram

    @escapalandia

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies